6 Tips sobre el agua para cuidar tus suculentas

tips-agua-suculentas

Recolectamos los mejores tips para cuidar tus suculentas:

1) Riega con menos frecuencia

Las suculentas son nativas de climas áridos y secos donde hay poca humedad y lluvia, por lo que están acostumbradas a pasar “sed” durante largos periodos de tiempo.

Las suculentas son superestrellas cuando se trata de absorber agua, sus hojas retienen el agua y ayudan a mantener la planta sana durante períodos de larga sequía. Así que, tu suculenta en casa, deberá tener un riego entre 8 a 15 días, dependiendo de las condiciones del clima y la exposición solar.

2) Riega cuando la tierra esté completamente seca

Como se ha mencionado anteriormente, es fundamental que dejes tiempo suficiente para que la tierra de las suculentas se seque. Si la tierra está todavía húmeda y decides regar, pones a tu planta en riesgo de que se le pudran las raíces y la haces más susceptible a las plagas.

La podredumbre de las raíces de las suculentas se produce cuando la tierra está demasiado húmeda y se convierte en un caldo de cultivo para bacterias e infecciones fúngicas. Estos patógenos provocan la asfixia de las raíces.

¿Cómo saber si la tierra está seca? Un buen truco es meter el dedo o un palito de madera en la tierra,, si notas humedad, no riegues. Por otra parte, una vez pasado el tiempo cuando conozcas el peso o aspecto de tus plantas en seco frente a las regadas, podrás saber con sólo cogerlas o verlas si están listas para beber.

3) No rocíes las suculentas

Al contrario de lo que se cree, rociar las suculentas no es bueno para la planta. Al rociar la planta en si, se crea un ambiente húmedo y se deja agua en las hojas. Dado que la mayoría de las suculentas son nativas de climas secos y áridos, la humedad y el agua residual pueden causar un sinfín de problemas.

Si se empaña la suculenta, se corre el riesgo de que se formen hojas mohosas y quemaduras o pudrición. Esto puede causar terribles problemas de salud a tu suculenta, por lo que lo ideal y recomendado es regar la tierra alrededor de la base de tu planta.

4) ¿Cómo salvar una suculenta regada en exceso?

Todos somos culpables de regar en exceso a veces, pero esto no tiene por qué ser una sentencia de muerte para tu suculenta. Si descubres que has regado en exceso, prueba estos pasos para salvar tu planta:

  • En primer lugar, retira con cuidado la tierra húmeda. Asegúrate de retirar toda la tierra húmeda que puedas. Las raíces sanas son blancas y a veces parecen esponjosas o borrosas; si ves alguna raíz marrón, negra o viscosa, córtala con unas tijeras limpias y afiladas.
  • A continuación, deja que tu suculenta se seque al aire libre durante dos o tres días (o más si vives en un clima muy húmedo). Cuando las raíces estén bien secas, puedes plantar la suculenta en tierra fresca y seca.
  • Deja que las raíces se asienten y empiecen a explorar su nuevo entorno durante unos días antes de regarlas.

5) Utiliza agujeros de drenaje o piedras

Los agujeros de drenaje son importantes para que se filtre el agua drene por debajo de tu matera a través de la tierra. Si tu maceta de suculentas no tiene agujeros de drenaje, deberás crear una capa de 1/5 de la matera en la parte de abajo con carbón vegetal y piedra pasa aislar la humedad del fondo de la matera de la tierra en donde están sembradas las raíces de la suculenta.

Si la matera no tiene huecos de drenaje como un terrario de vidrio, por ejemplo, asegúrate de controlar muy bien la cantidad de agua que aplicas para no crear un charco en la matera..

En caso que el agua permanezca en la maceta durante demasiado tiempo, pueden crecer bacterias y hongos que pueden causar la putrefacción de las raíces y otras infecciones.

Te interesará: Cuánta agua necesitan las suculentas

6) Siémbralas en tierra adecuada

La tierra adecuada es imprescindible para el drenaje y para que la suculenta sea feliz. Necesitas un tipo de tierra que tenga una porosidad media, para que el agua no se encharque ni drene demasiado rápido.

Las bases minerales como la arena, las rocas volcánicas y la perlita ayudan mucho al drenaje. Mezclar la tierra con estos minerales ayudará a crear el equilibrio perfecto para tus plantas y a que el agua se disperse por toda la tierra.

La creación de un suelo equilibrado con un amplio drenaje es clave para la longevidad de las suculentas. También puedes comprar tierra etiquetada como tierra para suculentas y cactus, pero a veces incluso necesita un poco de perlita o piedrita adicional mezclada.

Tener en cuenta estos consejos de riego puede ayudar a tu suculenta a mantenerse feliz y saludable. Recuerda que a las suculentas no les gusta el exceso de agua, pero la necesitan, así que asegúrate de tener cuidado con la cantidad, la frecuencia y el lugar de riego.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.